LA NEUOCIENCIA DEL SILENCIO

EN LA ERA DEL RUIDO

 

 

Music, when soft voices die, vibrates in the memory.

Percy Bysshe Shelley

 

Cada vez más personas viven en ciudades, cerca de ruidosos aparatos, de tráfico incesante y de innumerables estímulos físicos y psíquicos. No es sorpresa, entonces, que el silencio se haya convertido en un bien en peligro de extinción o que aquellos lugares en los que el frenesí de la vida moderna no ha acabado con la amplitud de su espacio y con el sosiego natural de su geografía sean ahora exclusivos refugios, donde aún se puede experimentar (y pagar buen dinero por) la prístina cualidad del silencio. Como vimos anteriormente, el silencio tiene ya un mercado y es considerado un producto de lujo y algunas personas viajan por el mundo cazando zonas del silencio como si se tratara de las más raras aves ("el silencio es oro", dice la famosa frase). Ahora encontramos, por otro lado, que Finlandia, un país antes conocido por ser un poco aburrido, donde no pasan muchas cosas, está ahora aprovechándose de su poca densidad sonora como una especie de branding: "Hecho a mano en silencio finlandés", se dice.

 

La revista Nautilus, que es una especie de Finlandia digital, fina y silenciosa, destacada por ser un páramo reflexivo en el ruidazal maníaco del tráfico de sitios web, hace un recuento del momentum del silencio en la ciencia y en la economía del mundo. En el artículo mencionado, escrito por Daniel A. Gross, notamos que existe toda una tradición que vincula al silencio con el malestar y la enfermedad, desde la misma palabra que se utiliza en inglés para ruido: "noise", que parece provenir de una raíz latina que podría ser "náusea" o "noxia" (palabra de donde viene 'nocivo'), ambas ligadas al dolor y al disgusto que produce el ruido. Y ahora científicos parecen confirmar la antigua noción de que el ruido lastima, dilacera, perturba y enferma: desgarrando el pulcro velo del silencio, que mantiene un aura, una atmósfera virginal, propia para cultivar el espíritu. El ruido ha llegado a ser sinónimo del estrés.

 

Daniel A. Gross nos cuenta que desde mitades del siglo pasado, científicos notaron que vivir cerca de una zona de alto ruido, como un aeropuerto o una carretera, se correlaciona con efectos nocivos como una alta presión arterial. Esto más tarde se ha vinculado con insomnio, enfermedades del corazón y tinnitus. De aquí que surja la idea tan difundida e innegablemente real en nuestra época de la contaminación sonora. Cuando uno busca un nuevo departamento esto es uno de los factores que se toman en cuenta, subiendo el valor de una propiedad; e incluso muchas personas dejan las ciudades en busca de ese silencio perdido o huyendo, por salud, de las ajetreadas urbes que no sólo son como arterias y pulmones congestionados, también son como infecciones en el oído y migrañas colectivas producidas por el incesante tránsito sonoro.

 

Resulta útil, siguiendo a Gross, entender cómo el ruido afecta nuestro cerebro:

 

Las ondas de sonido vibran en los huesos del oído, que transmiten el movimiento a la cóclea de forma de caracol. La cóclea convierte las vibraciones físicas en señales eléctricas que la oreja recibe. El cuerpo reacciona inmediatamente a estas señales, incluso en medio del sueño profundo. Investigación neurofisiológica sugiere que los ruidos primero activan la amígdala, cúmulos de neuronas ubicados en los lóbulos temporales del cerebro asociados con la formación de memoria y emociones. Esta activación detona una inmediata liberación de hormonas de estrés como el cortisol. Las personas que viven consistentemente expuestas a ambientes ruidosos experimentan niveles de estrés crónicamente elevados.

 

El estudio seminal en la la literatura en este sentido fue realizado en 2005 por Luciano Bernardi, médico y músico, una combinación poco común pero ciertamente fascinante que nos remite quizás hasta Marsilio Ficino e incluso Pitágoras, quienes utilizaban la música como medicina. Bernardi no estaba estudiando per se los efectos del silencio sino de la música, pero de aquí, de los intervalos y de los interespacios de la música, la neurofisiología del silencio se empezó a revelar.

 

Bernardi y sus colegas notaron que espacios de silencio intercalados al azar tenían un efecto considerable en el ritmo cardíaco, la respiración y los registros cerebrovasculares de los sujetos del estudio, expuestos al sonido. Descubrieron que pausas de 2 minutos eran mucho más relajantes que "música relajante" o que el silencio continuo. Una relajación que se correlaciona con menores riesgos de problemas cardiovasculares. El estudio sugiere que el silencio es agudizado por los contrastes. "Tal vez el estímulo es algo que concentra la atención de la mente en una dirección, de tal forma que cuando no hay nada que siga estimulando, entonces tienes una relajación más profunda", dice Bernardi. Al parecer el silencio sólo existe en relación al sonido, como la oscuridad con la luz o quizás también como el vacío que en realidad es una plétora de energía creativa en potencia. Tal vez el "silencio" esté compuesto de una graduación casi infinita de sonidos inaudibles cada vez más sutiles, como los infrasonidos que pueden emitir algunos cetáceos o como los sonidos siderales que míticamente escuchaban los filósofos pitagóricos --aunque hoy sabemos que en el espacio, sin atmósferas, no se producen sonidos, quizás haya algo más allá de lo que nuestros aparatos pueden captar de la misma forma que existe "energía oscura" u otros fenómenos misterioso para la física. Tal vez necesitemos también un tercer oído para detectar la paleta mística del sonido. Todo esto para hacer una apología y una oda al silencio como un continente aún inexplorado, inagotable, que siempre invita a un reino más profundo y espiritualmente liviano.

 

Las conclusiones de Bernardi, que "una pausa en la música induce una relajación mayor a la precedente exposición a la música", lo cual indica que tal vez el placer de la música viene de "una alteración controlada entre la estimulación y la relajación", nos recuerdan la famosa frase de Mozart de que "la música no está en las notas sino en el silencio entre ellas" o de nuevo a Pitágoras, una figura inescapable cuando en estos lares: "hay música en el espaciado de las esferas, hay geometría en el zumbido de las cuerdas" (Pitagóras, quien, debemos recordar, fue uno de los primeros grandes entusiastas del silencio, haciendo obligatorio 5 años de silencio total antes de recibir su doctrina)... El intervalo, la ausencia y la memoria del sonido, como su ligera estela etérea, es lo que hace que la percepción se expanda y se contraiga y tome vuelo como la inhalación y la expiración y su oscilación entre un estado de plenitud y vacío.

 

Otro estudio, citado por Gross, de la Universidad de Duke, mostró que ratones expuestos, en alto contraste con sus hábitos, a 2 horas de silencio empezaron a desarrollar nuevas neuronas, lo que se conoce como neurogénesis. Los investigadores teorizan que esto podría ser debido a que el cerebro entra en un estado de alerta de alta sensibilidad cuando se produce el silencio, ya que no estamos acostumbrados a él. De alguna manera el silencio se convierte en un medio ambiente enriquecido, paradójicamente estimulante para el crecimiento neural. Ten en cuenta que ese silencio profundo que experimentas meditando, cuando las células de tu cerebro cobran una cristalina amplitud, podría ser el sonido del nacimiento de nuevas neuronas y constelaciones sinápticas.

 

Todo esto, también, para invitar a una revaloración activa del silencio, el cual, entre más ruido, más precioso y vital debemos de considerar. Pensar en él como la más delicada vasija de porcelana, porque cualquier silencio es roto por el menor sonido discordante. Y cualquier conciencia que logra mantener la llama del silencio alimenta a las demás, con una frecuencia armónica, como las calmas ondas de un tranquilo lago en una montaña en primavera. El silencio es el bastión estructural de la armonía del ser, flotando en el espacio como una flor de loto o como el árbol cabalista cuyas raíces son los astros. En ese sentido, se puede concebir una especie de profesión o pasatiempo de guardianes y hacedores del silencio --un nuevo silencio como nutrimento; quizás como aquellas personas que en las ceremonias mantienen el espacio creando un perímetro invisible y atendiendo a las posibles irrupciones de fuerzas externas. Guardar tu propio silencio como un acto de caridad para no generar ruidos innecesarios y contaminar el ambiente, porque tal vez alguien, en el diamante del silencio, pueda estar por escuchar la música de las esferas y encontrar la paz que da el entendimiento.

 

Cuanto más gruesa es la armadura,

más frágil es el ser que la habita

 

Ser una persona frágil supone tener una sensibilidad especial, que vamos protegiendo mediante una coraza, añadiendo capas ante cada decepción y sentimiento frustrado. Hasta la persona más sensible puede volverse fría cuando se siente amenazada por una situación por la que no está dispuesta a pasar.

 

Hay situaciones que a todos nosotros nos resultan difíciles de afrontar, asumir y encajar como las de abandono, rechazo, desprecio, culpa, etc. En las situaciones donde nos sintamos especialmente vulnerables haremos un repliegue con el fin de protegernos. Esto es algo fundamental para preservar nuestra integridad.

 

El carácter y temperamento de cada persona influirá en su comportamiento ante este tipo de situaciones que pueden provocar un gran dolor emocional. Por eso hay quienes se exponen a situaciones dolorosas sin protegerse, y con cierta tendencia al masoquismo, hasta quedar fuertemente magullados y heridos.Mas 

 

 

 

BIOCENTRISMO o

 

UNIVERSO DE      LA

 

BIOCENTRICA.

 

 

 ¿Hay vida después de la muerte, es la muerte  una ilusión creada por nuestra conciencia.? “Creemos que la vida es solo la actividad del carbono y una mezcla de moléculas; vivimos un tiempo y después nos pudrimos bajo tierra”, escribió el doctor en medicina Robert Lanza, citado por el diario británico ‘Daily Mail’.

 

 Este profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad Wake Forest de Carolina del Norte argumentó que los humanos creemos en la muerte porque “nos han enseñado a creer que morimos”; es decir, nuestra conciencia asocia la vida con el cuerpo, y sabemos que el cuerpo muere. Su teoría, denominada ‘biocentrismo’ o ‘universo de la biocéntrica’, explica que la muerte no puede ser tan terminal como creemos.

Según esta teoría, la biología y la vida originan la realidad y el universo, y no a la inversa. De eso se desprende que la conciencia determina la forma y el tamaño de los objetos del universo. Para dar un ejemplo, Lanza se centra en cómo percibimos el mundo que nos rodea. Una persona ve el cielo azul y le dicen que ese color es el ‘azul’, ”pero se pueden cambiar las células de su cerebro para que vea el cielo de color verde o rojo”. Nuestra conciencia da sentido al mundo y puede ser alterada para cambiar nuestra interpretación. Desde el punto de vista de la biocéntrica, el espacio y el tiempo no se comportan de manera tan rígida ni tan rápida como nos presenta nuestra conciencia.

Si aceptamos la teoría de que el espacio y el tiempo simplemente son ’herramientas de nuestra mente’, entonces la muerte y la idea de la inmortalidad existen en un mundo sin límites espaciales ni lineales. Los físicos teóricos creen que hay una cantidad infinita de universos en los que diversas variaciones de personas y situaciones existen y ocurren simultáneamente. Lanza afirma que todo lo que puede suceder sucede en algún momento en todos estos ‘multiversos’ (los múltiples universos posibles), lo que significa que la muerte no puede existir “en un sentido real”. Según Lanza, que participó en los primeros experimentos de clonación, cuando morimos nuestra vida se convierte en una “flor perenne que vuelve a florecer en el multiverso”.

Para corroborar su teoría, el científico citó un experimento conocido como ‘experimento de la doble rendija’, que demuestra que la percepción humana participa en el comportamiento de la materia y la energía. El biocentrismo (del griego βιος, bios, “vida”; y κέντρον, kentron, “centro”) es un término aparecido en los años 1970 para designar a una teoría moral que afirma que todo ser vivo merece respeto moral. Asociado en sus orígenes con la ‘deep ecology’ (ecología profunda), el biocentrismo pretende reivindicar el valor primordial de la vida.

El biocentrismo es un modo de pensar que se contrapone al teocentrismo (Dios es el valor más importante para una sociedad) y al antropocentrismo (La humanidad es el valor más importante para una sociedad). Funda su ideario en los conceptos de interacción, la coevolución, la complejidad de las relaciones entre las especies, la no discriminación, el trato con los animales, la cultura de lo vivo, la interactividad de los sexos, la democracia participativa, la agricultura ecológica y el uso de las energías renovables. Asimismo, entiende que la Tierra puede vivir sin el hombre, pero el hombre no puede vivir sin la Tierra

 

ALQUIMIA PARA FORMULAR DESEOS, CREA TU REALIDAD.

 

 

PERO ANTES… DESHAZTE DE CONTRATOS PARALIZADORES. 

 

¿Qué te gustaría ver en tu vida? ¿Qué te gustaría conseguir? ¿Hay algo que te gustaría mejorar? ¿Qué es lo que te preocupa en este momento? ¿Qué situación te produce un mayor desgaste de energía? Si hubiese algo que pudieses hacer para cambiar tu situación actual, ¿qué sería? No te preocupes si los deseos te desbordan. De momento escoge uno y sigue avanzando.

 

Una vez que te has formado una imagen mental de tu deseo, el siguiente paso es traducir esa imagen a PALABRAS. Las palabras son pensamientos expresados y lo que te pido ahora es que formules tu deseo.

 

Existe una alquimia especial para formular deseos y esta incluye:

 

. El deseo tiene que estar formulado en tiempo PRESENTE tal y como te gustaría que fuese realidad. El Universo no puede hacer otra cosa que producir la manifestación directa de tus pensamientos. Si piensas en términos de “quiero” todos tus recursos internos reafirmarán el concepto de “querer” y no el de “tener” o “ser”. Es decir, el resultado será tu “deseo” de ese algo. Si te concentras en el “tengo”, “soy”, “voy a”, tus recursos internos encontrarán la manera de que se haga realidad. Así que en lugar de “quiero tener más tiempo para disfrutar de mi familia”, di “tengo tiempo libre para disfrutar de mi familia”. En lugar de “quiero sentirme satisfecha en mi vida”, di “voy a sentirme satisfecha en mi vida” ó “puedo sentirme satisfecha en mi vida”.

 

2º. Es importante también que el deseo esté formulado en POSITIVO. Céntrate en lo que quieres ver o materializar en lugar de centrarte en lo que quieres evitar o no quieres tener. El pensamiento es creador y si te centras en lo que no quieres solo harás que eso persista en tu vida. La atención da energía. Cualquier cosa a la que prestes atención crecerá con más fuerza en tu vida. Cualquier cosa a la que dejes de prestar atención, se marchitará, se secará y desaparecerá.

 

. Al formular el deseo puede que te encuentres con alguna resistencia interna. Si es así analiza si se trata de algo que realmente QUIERES o DESEAS y no de algo que surge de tus exigencias de DEBO o TENGO QUE. Para que el proceso de creación funcione es necesario que el deseo sea algo que realmente QUIERAS ver hecho realidad en tu vida.

 

4º. Recuerda que se trata de tu proceso de creación y por lo tanto tiene que ser algo que DEPENDA DE TI. Aquellos deseos que implican un cambio de actitud en otra persona están condenados al fracaso.

¿Qué estás dispuesto a hacer para que esa nueva realidad se muestre en tu vida? ¿Qué estás dispuesto a dejar de hacer para que se cumpla tu deseo? Una vez tengas formulado tu deseo y te hayas creado una imagen mental del mismo el siguiente paso es añadirle EMOCIÓN.

Si el deseo no te motiva, no te mueve a la acción, no conseguirás nada. Una forma de añadirle emoción es a través de la visualización. Visualiza tu nueva realidad y visualízate a ti mismo viviendo esa nueva realidad. Vívela con los cinco sentidos.

 

Cuanta mayor carga emocional le pongas más energía añadirás a la fórmula y será más fácil que atraigas eso que deseas.

Si quieres cambiar algo de tu vida, no te limites a desearlo y ¡CREALO!

 

Añadiría, que antes de proceder a esta interesante tarea alquímica tenemos que darnos permiso para desear. A veces, mantenemos contratos inconscientes con nuestro árbol genealógico con cláusulas que nos impiden ser lo que somos, desear lo que deseamos, ni vivir la vida que queremos vivir. Hay que enterrar esos contratos firmados con una gota de nuestra sangre y empezar a diseñar nuestra realidad.

 

Alejandro Jodorowsky nos dice en sus 10 recetas para ser feliz, “No hay alivio más grande que comenzar a ser lo que se es. Desde la infancia nos endilgan destinos ajenos. No estamos en el mundo para realizar los sueños de nuestros padres, sino los propios.”

 

 

      ALCANZAR

 

 EL AMOR

 

 

Para alcanzarlo, hay cuatro pasos que debes recordar. 
El primero: Estar aquí y ahora, porque el amor sólo es posible en el "aquí-ahora". No puedes amar en el pasado. Muchas personas viven simplemente de recuerdos, amaron en el pasado. Y hay otros que aman en el futuro; eso tampoco se puede hacer. Estas son formas de evitar al amor. El pasado y el futuro son las formas de evitar al amor. 

De modo que amas en el pasado o amas en el futuro y el amor es sólo posible en el presente porque sólo en este momento la vida y la muerte se encuentran... en el oscuro intervalo que está dentro de ti. Ese intervalo oscuro está siempre en el presente, siempre en el presente, siempre en el presente. Nunca es pasado y nunca es futuro. Si piensas demasiado—y pensar es siempre o del pasado, o del futuro—tus energías se separarán de tus sentimientos. Sentir es estar aquí-ahora. Si tus energías se mueven en función del pensar, entonces no tendrás suficientes energías para adentrarte en los sentimientos y el amor no será posible. 

Así que el primer paso es estar aquí-ahora. El futuro y el pasado traen pensamientos y el pensar destruye el sentir. Y una persona obsesionada con el pensar, poco a poco se olvida completamente de que también tiene un corazón. 


Un hombre que piensa demasiado, avanza de tal manera que, poco a poco, deja de expresar lo que siente. No prestándole atención al sentir, empieza a alejarse de él. Hay millones de personas en este estado sin saber qué significa el corazón. Creen que es sólo un mecanismo. Se concentran exclusivamente en la mente. La mente es un extremo, es necesaria, es un buen instrumento, pero debe usarse como un esclavo. No debe ser el amo. Una vez que la mente se convierta en el amo y dejes en segundo término al corazón, vivirás, morirás, pero no sabrás qué es Dios, porque no sabrás qué es el amor. 

Al contactar con él por primera vez ,ese intervalo oscuro parece ser amor y cuando te pierdes en él, se convierte en Dios. Dios comienza con el amor, o Dios es la última cúspide del amor. 

El segundo paso hacia el amor es: aprende a transformar tus venenos en miel... 

Mucha gente ama, pero su amor está muy contaminado con venenos, con odio, celos, furia, posesividad. Mil y un venenos asedian tu amor. El amor es algo delicado. Detente a pensar en la ira, en el odio, en la posesividad, en los celos. ¿Cómo puede el amor sobrevivir? 

En primer lugar las personas utilizan demasiado la cabeza y olvidan el corazón. Son la mayoría. Una minoría, todavía vive un poco en el corazón, pero esa minoría también está equivocada, su pequeña luz de amor está rodeada por celos, odio, ira y mil y un venenos. Así, todo el viaje se vuelve amargo. El amor es la escalera entre el cielo y el infierno, pero la escalera siempre tiene dos caminos: puedes subir o bajar. Si existen venenos, la escalera te llevará hacia abajo. Entrarás en el infierno y no en el cielo. Y en vez de alcanzar una melodía tu vida será un estruendo nauseabundo, contradictorio, como el ruido del tráfico. Un ruido enloquecedor, una multitud ruidosa, sin armonía. Permanecerás al borde de la locura. 


Por lo tanto lo segundo a recordar es: aprende a transformar tus venenos en miel. 

¿Cómo serán transformados? Hay un proceso simple. De hecho no es correcto llamarlo transformación porque no tienes que hacer nada, sólo necesitas paciencia. Te estoy revelando uno de los mayores secretos. Inténtalo: cuando sientas rabia, no hagas nada, sólo siéntate en silencio y observa. No estés ni a favor, ni en contra. No cooperes con ella, no la reprimas. Sólo obsérvala, ten paciencia, mira lo que sucede... déjala surgir. 

Recuerda una cosa: nunca hagas nada cuando el veneno se apodere de tu estado de ánimo, simplemente espera. Cuando el veneno empiece a cambiar... 

Esta es una de las leyes básicas de la vida: todo cambia continuamente. Como te había dicho, el hombre se vuelve mujer y la mujer se vuelve hombre, porque periódicamente ocurren cambios en ti. El hombre bueno se vuelve malo y el malo bueno; el santo tiene momentos de pecador y el pecador, de santo... uno sólo tiene que esperar. 

No actúes cuando la furia está en su punto más álgido, si no te arrepentirás y entrarás en una reacción en cadena y crearás karma. Es así como entras en el karma. Haz algo cuando estés en un momento negativo y formarás parte de una cadena interminable. Cuando estás negativo y actúas, el otro se vuelve negativo, el otro está dispuesto a hacer algo. La negatividad genera más negatividad. La negatividad provoca más negatividad, la furia crea más furia, la hostilidad crea más hostilidad y las cosas siguen y siguen y siguen. La gente ha estado luchando entre sí, durante vidas enteras. ¡Y aún continúan! 

Espera. Cuando estás furioso, éste es el momento de meditar; no desperdicies ese momento. La ira está creando tanta energía en ti... que puede destruirlo todo. Pero la energía es neutral; la misma energía que puede destruir, puede ser creativa. Detente. La misma energía que puede destrozarlo todo, puede ser una lluvia de vida. 


Sólo espera. Si esperas y haces las cosas sin prisa, un día te sorprenderás al ver el cambio interno. Estabas lleno de ira y la ira iba aumentando y aumentando hasta que llegaste a un clímax... y entonces el curso de las cosas empezó a cambiar. Y puedes ver que está cambiando y la furia va desapareciendo y la energía liberándose. Entonces estarás en un estado de ánimo positivo: el ánimo creativo. Ahora puedes hacer algo. Hazlo ahora. Espera siempre el momento positivo. 

Y no estoy hablando de represión, no estoy diciendo que suprimas lo negativo. Lo que digo es que observes lo negativo. Recuerda la diferencia, existe una tremenda diferencia. No digo que te estanques en lo negativo, que te olvides de lo negativo, que hagas algo en contra de ello, no. No estoy diciendo eso. No digo que sonrías cuando estás furioso, no. Esa sonrisa será falsa, fea, fingida. No sonrías cuando estés furioso. Enciérrate en tu cuarto, coloca un espejo frente a ti y mira tu rostro lleno de rabia. No hay necesidad de mostrárselo a nadie. Es cosa tuya, es tu energía, tu vida y debes esperar el momento oportuno. Sigue mirándote al espejo, mira tu cara enrojecida, los ojos rojos, al asesino en ti. ¿Has pensado alguna vez que cada uno lleva un homicida en su interior? Tú también llevas uno. No creas que el asesino está en otra parte, ni creas que el que comete el asesinato es otro. No, todos tienen la posibilidad de asesinar. Llevas el instinto suicida en ti. 


Mírate en el espejo; esos son tus diferentes estados, debes familiarizarte con ellos. Conocerse a uno mismo forma parte del crecimiento. 

Desde Sócrates hasta nuestros días se ha oído: "Conócete a ti mismo". Pero ésta es la manera de conocerse a uno mismo. "Conocerte a ti mismo", no significa sentarse silenciosamente y repetir: "Soy Brahma, soy una alma, soy Dios, soy esto..." no tiene sentido. Conocerse a uno mismo quiere decir conocer todos los estados, todas las posibilidades: el asesino, el pecador, el criminal, el santo, lo sagrado dentro de ti, la virtud, el Dios, el Diablo. Conoce todos los estados, toda su gama; conociéndolos descubrirás secretos, llaves. 

Verás que la ira no permanecerá para siempre, o ¿sí podrá? No lo has intentado; ¡Inténtalo! No puede permanecer para siempre. Si no haces nada, ¿qué sucederá? ¿Podría la ira quedar suspendida por siempre y para siempre? Nada permanece para siempre. La felicidad viene y se va, la infelicidad viene y se va. ¿Entiendes esta simple ley? Todo cambia, nada permanece. Así que, ¿por qué tener prisa? La rabia ha llegado. Se irá. Sólo espera, ten un poco de paciencia. Mira en el espejo y espera. Déjala correr, deja que tu rostro se vuelva feo y homicida, pero espera y observa. 

No reprimas la rabia y no actúes bajo su influencia y pronto verás que tu rostro se suavizará, tus ojos se calmarán; la energía cambia, lo masculino se convierte en femenino... y pronto estarás radiante. La misma rojez que era rabia ahora ha adquirido un cierto resplandor, una belleza en tu rostro, en tus ojos. Ahora puedes salir, el momento de actuar ha llegado. Actúa cuando estés
positivo. No fuerces a la positividad, deja que llegue a su tiempo. Este es el secreto. Cuando digo: "Aprende a transformar tus venenos en miel" , eso es lo que quiero decir. 

Y tercero: comparte.

 Cuando tengas algo negativo, guárdalo para ti. Cuando tengas algo positivo, compártelo. La gente, comúnmente, comparte sus negatividades, no comparte sus experiencias positivas. La Humanidad es simplemente estúpida. Cuando están contentos no comparten, son avaros. Cuando se sienten infelices, son muy pródigos. Entonces están mucho más dispuestos a compartir. Cuando la gente sonríe, sonríe muy moderadamente, sin llegar muy lejos, pero cuando están furiosos, lo están totalmente. El tercer paso es compartir la positividad. Esto hará que tu amor fluya como un río y hará que surja de tu corazón. El dilema de tu corazón empezará a cambiar cuando compartas. 

Hay un dicho un tanto extraño de Jorge Luis Borges. Que dice: 
"Dale aquello que es sagrado a los perros. 
Arroja las perlas a los puercos 
porque lo que importa es dar". 
Habrás oído lo contrario que dice así: "No arrojes nada a los perros y no des perlas a los puercos, porque no entenderán". 

Lo que importa no es lo que estás dando: perlas, santidad y amor, ni a quién se lo estás dando. Eso no es importante. Lo importante es que estés dando. Da cuanto tengas. Gurdjieff solía decir: "Todo lo que acumulé, lo perdí y todo lo que di, es mío. Todo aquello que di aún lo tengo, y todo lo que acumulé se perdió, se fue." Cierto; tienes sólo aquello que has compartido. El amor no es una propiedad para ser guardada; es un resplandor, es una fragancia para ser compartida. Cuanto más compartas, más tendrás; cuanto menos compartas, menos tendrás. 

Cuanto más compartas, más surgirá de tu interior. Es infinito; más brotará. Saca agua del pozo y más agua fresca fluirá hacia él. Deja de sacar agua, cierra el pozo, sé un miserable y cesará de manar. Poco a poco las fuentes morirán, se bloquearán y el agua que está en el pozo se corromperá, se volverá rancia y sucia. El agua que corre es fresca... el amor que fluye es fresco.

Así que el tercer paso hacia el amor es compartir tus cosas positivas, compartir tu vida, compartir todo lo que tengas. Todo lo bello que tengas, no lo escondas. 


Comparte tu sabiduría, comparte tu oración, tu amor, tu felicidad, tu gozo; comparte. Sí, si no encuentras a nadie, comparte con los perros, pero comparte. Con las rocas, pero comparte. Cuando tengas perlas, espárcelas. No te preocupes si las das a los puercos o a los santos. Lo que importa es dar. 

El almacenamiento envenena el corazón. Toda acumulación es venenosa. Si compartes, tu sistema estará libre de venenos. Y cuando des, no te preocupes por si serás correspondido o no, no esperes ni tan siquiera las gracias. Siéntete agradecido a la persona que te permitió compartir algo con ella. No esperes en el fondo de tu corazón que él tenga que sentirse agradecido porque compartiste algo con él. No, siéntete agradecido porque él estuvo dispuesto a escucharte, a compartir un poco de energía contigo, porque estuvo dispuesto a escuchar tu canción, dispuesto a ver tu danza, porque cuando fuiste hacia él a darle no te rechazó... pudo haberlo hecho. 

El compartir es una de las virtudes más espirituales, una de las más grandes. 

Y la cuarta: no seas "alguien".

Una vez que comienzas a pensar que eres alguien, te estancas. Entonces el amor no fluye. El amor sólo fluye de alguien que no es nadie. El amor mora sólo en la nada. 

Cuando estás vacío, hay amor. 
Cuando estás lleno de ego, el amor desaparece. 
El amor y el ego no pueden converger. 

El amor puede existir con Dios y no con el ego, porque el amor y Dios son sinónimos. Es imposible que el amor y el ego estén juntos. Así que, sé la nada. El "no ser" es la fuente de todo, el "no ser" no ser es la fuente del infinito... "no ser" es Dios. Ser "la nada" significa nirvana. 


"la nada" y al serlo, habrás alcanzado el Todo. Siendo "algo" te perderás; al ser "la nada", llegarás a casa.

REVISIÓN DE LAS SIETE EDADES DEL ALMA

El objetivo de esta información es hacer un análisis de la edad del alma en la que cada quien estamos para una mayor comprensión de nuestro desarrollo.

REVISIÓN DE LAS SIETE EDADES DEL ALMA

Como una chispita de luz el alma abandona el Tao con el objeto de obtener nuevas experiencias. Es así como con su nacimiento y separación inicia el camino de regreso a casa.

(El mismo Tao) Cada fragmento progresa a través de 5 edades del alma en el plano físico. Cada edad involucra más y más altos niveles de percepción. En resumen, un ciclo entero, desde abandonar el Tao hasta el regreso a Él, comprende siete edades (cinco sobre la tierra) y dos en planos superiores, siete niveles en cada edad.


Alma recién nacida. (Espíritus tribarios) El fragmento recién nacido del Tao es grosero, sin experiencia y lucha por sobrevivir en el plano físico. Sus necesidades son por vivir experiencias crudas e intensas. (hambruna, plagas, batallas, ser oprimidos, inundaciones, etc.) Su experiencia de la sexualidad es animalesca, debe enseñársele lo que es correcto y lo que no lo es. (Carece de esa conciencia) Generalmente son supersticiosos, tienden a agruparse alrededor del ecuador ya que la sobrevivencia es más fácil ahí. Este nivel de almas no se vuelve famoso ni reconocido, pues carece de la experiencia y la sofisticación necesarias. El nivel evolutivo del planeta ya no aceptará almas recién nacidas, ni habrá experiencias para ellas, como hambruna a nivel masivo.


Alma bebé. Un ejemplo típico de sociedad bebé funciona como relojito: el domingo vamos a misa, los hombres al futbol, las mujeres a tejer y bordar, el hombre trabaja largas horas y la mujer cuida a los niños, etc. Halla peligroso el ambiente y busca protección de las almas más avanzadas. Busca autoridades que le indiquen qué hacer y cómo proceder, que le pongan reglas claras. Como los niños pequeños, requieren de estructura. La tradición los rituales y la ley les proveen de un sentido subyacente de seguridad. Las almas bebé tienden a ser muy firmes en sus creencias y si los confrontan, se confunden y reaccionan hostilmente. Pueden pelear y matar por sus creencias (las cruzadas, la inquisición, las misiones). Son ciudadanos responsables y líderes de la comunidad. Protegen la civilización, se resisten al cambio. Desean ser buenos. Como le otorgan a la autoridad la última palabra, carecen de pensamiento original (juicio propio) creen en la dicotomía (el bien contra el mal, Dios justo y castigador, y claro, su oponente, un diablo feo y malo). Piensan: hazlo bien o mejor no lo hagas, sigue las reglas inflexiblemente. Para ellos sólo hay una manera correcta de ser y hacer. Su sexualidad les incomoda, sienten culpa y vergüenza. Tienen poca visión de sus propias vidas, no perciben que sus pensamientos, sentimientos y actitudes les causan problemas psicológicos. Si experimentan dificultades emocionales tienden a somatizar. Prefieren operarse y que les quiten el problema en vez de verlo de manera alternativa. Tienden a ser obsesivos con los gérmenes y la limpieza. Ven el medio ambiente como “fuera de mí” y potencialmente peligroso. A veces demuestran mentalidad brutalística y pueden golpear, abusar físicamente y violentarse. Este mal comportamiento es una manera cruda de aprender cómo sobrevivir en este mundo y es su vehículo para crear karma.


Alma joven. Habiendo dominado los asuntos de supervivencia del alma bebé, el alma joven está lista para descubrir qué tan poderosa puede ser. La independencia es un asunto importante, y su habilidad para tomar lo que quieren de la vida. Motivados por el poder, las almas jóvenes luchan por posiciones de prominencia y riqueza: Políticos, estrellas de cine, líderes religiosos, etc. En realidad ellos buscan lo que creen que les dará éxito. (Aunque en realidad no les guste eso). Su percepción es: estás tú y estoy yo, y yo te voy a ganar. Tienden a buscar la fama, la riqueza y el poder a cualquier costo. El alma joven es su cuerpo. Están fuertemente identificados con su físico y no están muy seguros de que su conciencia vaya a sobrevivir. Bloquean el tema de la muerte, que les horroriza. El hecho de creer que no regresarán les da el empuje y la motivación para volverse ricos y famosos… (La vida sólo se vive una vez). El alma joven frecuentemente no se cuestiona sus motivos, buscan ayuda profesional solo para superar una crisis pero luego no continúan. Les interesan las apariencias (el orden y la limpieza que a veces es sólo superficial). La mayoría de la población actual terrestre se encuentra en los últimos niveles del alma joven.


Alma madura. Los niveles previos son conscientes hacia el exterior y crean karma. Aquí la esencia ha logrado la supervivencia en el mundo físico y ha conseguido reconocimiento, fama y poder. Pero la persona se siente vacía e insatisfecha, algo le falta ¿quién soy? ¿Por qué estoy aquí?. En resumen, el alma madura comienza a buscar la verdad. Estas preguntas no las formula la personalidad, provienen de la Esencia. El centro del Ser está cambiando del poder (chakra 3) hacia las relaciones (chakra 4).

La etapa del alma madura es la introducción a la apertura espiritual, y esto nunca es fácil. Es la etapa del máximo estrés para la personalidad. Ésta a veces se quiebra bajo la excesiva presión provocando esquizofrenia, psicosis y un alto nivel de suicidios. El alma madura se sumerge en asuntos de relaciones. Las barreras que la separan de la gente se empiezan a disolver y esto puede resultar muy confuso. Siente intensamente cómo los demás se están sintiendo, y a veces no ubica la diferencia entre los demás y ella misma. “Hazlo donde sea, menos aquí” “Mi vida es real, intensa y dramática” No espera que otros estén de acuerdo con ella y desea que la dejen en paz. Así como el alma bebé desea una casa como las demás y el alma joven desea una mansión en la colina, el alma madura desea una casa que se pueda construir ella misma, a su gusto, en su lugar elegido, procurando paz y serenidad. Aquí la habilidad artística se desarrolla al máximo. Frecuentemente eligen un compañero o relación que durará toda la vida.


Alma vieja. Habiendo dominado las lecciones del alma madura en la complejidad de las relaciones personales, el alma vieja se embarca en la maestría de la siguiente dimensión: el contexto de la existencia, o sea la espiritualidad. Este es un ciclo de enseñanza, el Ser se pregunta: “¿Cuál es mi propósito en el gran esquema da las cosas?”. El alma vieja se percibe a sí misma y a los demás como parte de un todo mucho más grande. Cuando mira a otra persona, ve en ella un aspecto de sí misma. Un alma vieja típica es individualista, fácil de llevarse con ella y rara vez hace algo que no desea hacer. Lo que le importa es lograr satisfacción interior. Prefiere trabajar para sí misma, con los horarios que le gusten, y generalmente le infunde a su trabajo un concepto espiritual. Las prácticas del alma vieja les pueden parecer extrañas a las almas más jóvenes, pero el alma vieja generalmente es discreta al respecto. Rondan por asuntos como la jardinería, la elaboración de vino, la enseñanza. el asesoramiento. (Consejeros y terapeutas). Tienden hacia la filosofía y el arte y encuentran gozo rodeados de la naturaleza. Las almas maduras y viejas tienden a tener más problemas de autoestima que las demás pues son más conscientes de sí mismas (hacia adentro) de su karma y los defectos de la personalidad que eligieron.

Cada una de las siete edades del alma tiene siete niveles dentro de sí. Un nivel toma aproximadamente tres vidas para completarse (aprox. 200 años) pero esto depende del fragmento en sí.(Los hay más rápidos, los hay más lentos). Recordemos que el ciclo entero puede llevarse 35 vidas (mínimo) hasta 400 en el máximo de los extremos. Una y otra vez hemos completado el ciclo desde distintas perspectivas y formas de vida, y regresado al Tao de nuevo, una y otra vez.

 

 

Inteligencia espiritual

 

 

Mariana Caplan arroja luz y sentido común entorno a la iluminación, los maestros y el desarrollo interior

 

 

 

«El oro falso existe porque hay oro auténtico». Esta cita que abre su libro ” A mitad de camino”, publicado por (Editorial Kairós), es toda una declaración de principios por parte de la autora. Mariana Caplan no reniega de la verdadera espiritualidad, pero sí nos previene contra las decepciones y callejones sin salida que aguardan en el camino a la iluminación, una montaña mucho más ardua de escalar de lo que prometen la mayoría de gurús.
Mariana Caplan vive en Berkeley y, además de ser psicóloga, antropóloga y escritora (sus libros se han traducido a doce idiomas), imparte clases en el California Institute of Integral Studies de San Francisco. Esto es un extracto de una entrevista que se le realizó cuando visitó Barcelona para presentar su libro ”
A mitad de camino”.
Con una sonrisa tan amplia como sus miras me habla de su infancia, cuando empezó a plantearse preguntas existenciales que sus padres no eran capaces de responder. Esto hizo que a partir de los 17 años se implicara en una búsqueda espiritual que la llevó a convivir con toda clase de chamanes y gurús en México, Costa Rica, El Salvador y la India, donde conoció a su actual maestro, Lee Lozowick.

TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN A UNO MISMO


¿Cómo encontraste a tu maestro?
• Yo llevaba siete años viajando por el mundo en busca de un gurú que diera respuesta a mis inquietudes. En ese camino me llevé muchas decepciones, porque me encontraba con personas que no tenían la sabiduría que ostentaban. Después de todo este tiempo me afinqué en California, donde tenía amigos, un buen trabajo, la universidad... pero seguía sin hallar lo que buscaba.

¿Qué hiciste entonces?
• Decidí que debía experimentar conmigo misma, descubrir mi verdadero corazón. Regalé todas mis cosas y, después de una breve estancia en Inglaterra, me fui directamente a la India con un billete solo de ida. Llegué allí con una muda de ropa y un diario personal. Ni siquiera tenía una guía de viaje. Estaba asustada, porque era joven y me encontraba sola en un país extraño, pero estaba decidida a buscar.
Llegó un momento en el que sentí la necesidad de ir hacia el sur. Intenté comprar un billete de tren, pero no había plazas en dos meses, así que fui a la estación y cogí el tren sin tener billete. Tuve suerte y conseguí llegar a Tiruvannamalai, la ciudad sagrada a pies del Monte Arunachala, donde vivía un gran santo llamado Yogui Ramasuratkumar. Allí conocí a Lee Lozowick, que había llegado de Estados Unidos con sus discípulos para visitar a su propio maestro.

El maestro del que sería tu maestro.
• Eso mismo. Había conocido a tantos gurús falsos y prepotentes, que el hecho de que este hombre, que era maestro, tuviera a su vez un maestro me dio confianza. Me presenté y Lee me preguntó: «De dónde eres?», yo le respondí tímidamente: «De California, pero nací en Washington». «Menos mal», rió, «creía que me dirías que eres ciudadana del mundo o algo así». Vi que era un hombre libre de las pretensiones y trampas que abundan en los círculos espirituales. Entonces supe que había encontrado a mi verdadero maestro.

¿De qué manera afectó a tu vida este encuentro?
• Cambió el curso de mi vida. Eso es lo que sucede cuando finalmente se encuentra la verdadera senda espiritual, sea a través de un libro, un maestro, o bien porque tiene lugar un profundo despertar en tu interior: uno se da cuenta de que deber cambiar su vida de acuerdo con la visión que acaba de recibir.
Después de estudiar unos meses en la India con el maestro de Lee Lozowick, a recomendación suya, viví cinco años en su ashram de Arizona. Luego me trasladé a Berkeley, donde resido y trabajo actualmente. Entre medio viajé mucho y sigo haciéndolo.

¿Qué dijo tu maestro cuando decidiste volver a la «civilización»?
• Sencillamente que debía encontrar mi propio destino, y que así tendría la oportunidad de poner en práctica todo lo que había aprendido esos años. Un verdadero maestro siempre quiere que su discípulo disfrute de toda la libertad del mundo.

¿Cuáles son las lecciones más importantes que aprendiste de Lozowick?
• He aprendido muchas cosas bajo su dirección y como fruto de la práctica espiritual. Son verdades sencillas, pero a menudo las olvidamos. Aprendí, por ejemplo, que soy una persona completa y buena, capaz de amar y ser amada. Aprendí que mi capacidad para crecer y servir a los demás era mucho mayor de lo que yo suponía. De hecho, fue mi maestro el primero que me sugirió que escribiera un libro cuando tenía 25 años. ¡En ese momento pensé que se había vuelto loco!
Me ayudó a entender mi mente, la naturaleza de los pensamientos y las emociones, a manejar mi vida interior. También me enseñó valores como la amabilidad y la compasión, más allá del sueño místico de poder y trascendencia. Ha sido una gran suerte estar cerca de alguien que ama sin condiciones, sin pedir nada a cambio. Nadie puede andar el camino por nosotros, pero él me ha mostrado un mapa y me guía por los parajes difíciles, enseñándome a ayudar a otros en su camino. Y eso es un gran privilegio.

LA CIMA DEL ALMA
En A mitad de camino, Mariana Caplan utiliza la imagen de la montaña (cuya cumbre es la iluminación) para hablar de los diferentes grados de sabiduría espiritual:
«Raros son aquellos que han subido a la cumbre de la montaña. A menudo viven solos y desde esa perspectiva perciben el mundo que los rodea (...) Constituyen un ejemplo de que la montaña puede escalarse. Algunos viven vidas activas, recibiendo visitantes, otros acampan y no atraen la atención hacia sí mismos.
Todavía más raros son aquellos que habiendo alcanzado la cumbre de la montaña descienden y viven una vida de constantes ascensos y descensos (...), ayudando a los otros a atarse las botas, llenando botellas de agua para ellos, echándoles cuerdas, ayudándoles en los desniveles y escalando colinas, animándoles a seguir en los momentos de desánimo. Nunca se detienen a descansar, pues están siempre guiando a otros a subir la montaña.»

ESPERANDO LA LUZ
¿Qué es realmente la iluminación?
• En los últimos años el término «iluminación» se ha vuelto tan popular, comercial incluso, que ha dejado de ser útil. Además, no es una meta que tenga un fin en sí misma. Es un proceso interior que no tiene fin y que aspira a perfeccionar cualidades como la humildad, la compasión, la ayuda a los demás, el compromiso con la vida, la integridad. No podemos poner límites a un proceso que es ilimitado.

En un breve retiro que hice en un centro budista, me sorprendí al escuchar de boca de los lamas que ellos no habían alcanzado la iluminación. La pregunta que me hice inmediatamente después fue: «Si ellos, que consagran toda su vida a la práctica espiritual, no están iluminados. ¿Qué hago yo aquí?»
• Eso está relacionado con la visión que los occidentales tenemos de la iluminación. Nos imaginamos que estar iluminado supone entrar en un paraíso donde reina la calma y todos nuestros problemas desaparecen. Es nuestro sueño de una vida sin sufrimiento, lo cual no es posible. Para mí la iluminación es más bien un cuestión de despojarse de viejas pieles, comprender y eliminar progresivamente nuestras ilusiones y engaños, porque siempre acarrean emociones dolorosas, y aprender a ser verdaderamente humanos.

A veces tengo la impresión de que muchos líderes espirituales representan más un freno al crecimiento interior que un estímulo. ¿Qué opinas al respecto?
• No podemos generalizar en esta cuestión, porque en la senda espiritual se encuentran tanto líderes que adormecen la conciencia como maestros capaces de promover el desarrollo en sus discípulos. Existen maestros que ayudan de manera decisiva a la transformación del estudiante, pero encontrar un maestro así requiere mucho esfuerzo, y hay que estar dispuesto a comprometerse en las prácticas que conducen a la transformación.
En todo caso, es natural y hasta saludable equivocarse para encontrar la verdadera sabiduría. El camino está lleno de alegrías y sufrimientos, de avances y autoengaños. Hay momentos extraordinarios y otros de tediosa cotidianidad. Hay que ser conciente de eso para no desistir a mitad de la cuesta.

CINCO CONDICIONES PARA LA ILUMINACIÓN
En su último libro, Mariana Caplan recoge las definiciones de «iluminación» aportadas por algunos de los principales maestros contemporáneos. Puesto que apuntan a aspectos diferentes de nuestro mundo interior, todas ellas sirven para promover el crecimiento y el bienestar personal:
1. Desarrollar la sensibilidad. Para ello, en lugar de buscar o perseguir objetivos concretos, debemos interactuar con lo que nos rodea de manera natural, sin prejuicios ni filtros mentales.
2. Relajar la mente. Al detener los deseos y no tratar de forzar nuestra realidad, alcanzamos una mayor claridad y serenidad. Si te sientas, limítate a sentarte.
3. Aceptar que todo es transitorio. Incluso la iluminación. Si comprendemos que la vida _y nosotros con ella_ es constante cambio, evitaremos aferrarnos a las personas y juicios para fluir armónicamente con el mundo.
4. Entender la interdependencia. La toma de conciencia de que no estamos solos, de que todos dependemos de todos porque estamos interconectados, aporta la humildad necesaria para ver con nitidez.
5. Avanzar sin presiones. Por contradictorio que parezca, la iluminación se facilita cuando no sentimos necesidad de estar iluminados. No se trata de buscar, sino de encontrar.

CUESTIONES EXISTENCIALES
En tus libros hablas de la importancia de formularnos preguntas sobre cuestiones existenciales. Disculpa mi ingenuidad, pero ¿crees verdaderamente que esa clase de preguntas nos ayudan a vivir? ¿No estaríamos más tranquilos sin someter el mundo y nosotros mismos a constante análisis?
• Sin duda es posible vivir en la más completa ignorancia, pero así nunca conocerás la verdadera felicidad. La mayoría de los seres humanos desean y necesitan saber quién son en realidad. Tenemos derecho a entender nuestra mente y nuestras emociones, a descubrir la alegría y la plenitud en nuestro interior, en medio de los vaivenes de la vida. Por otra parte, el mundo está sufriendo unos cambios tan importante que ya no podemos mantenernos al margen. El planeta nos necesita para su transformación. Es casi imposible vivir sin cuestionarse la realidad, porque no es lo que siente la gente en el fondo de su corazón.

Aunque suene a pregunta tópica, ¿cuál es tu definición personal de felicidad?
• Yo lo resumiría en tres puntos: desarrollarte lo máximo posible como persona, vivir sinceramente contigo y con el mundo, y encontrar el modo de servir a los demás.

• ¿De qué manera podemos superar el miedo a la muerte?

• Viviendo con alegría cada día y cada momento, arriesgando, amando lo más posible. Nadie, ni siquiera lo mejores maestros, saben qué sucederá en el momento de morir. Por eso todo lo que podemos hacer es ocuparnos del ahora.

¿Cómo ves la situación espiritual actual?
• Te contestaré con una frase que considero importante: todo el mundo busca la verdad, pero pocos están dispuestos a pagar el precio.

• ¿Qué consejos darías a los que se inician ahora en la búsqueda espiritual?

• Ese tipo de camino exige paciencia y capacidad de discernimiento, ya que en la búsqueda del fuego corremos el riesgo de quemarnos. ¿Por dónde empezar, entonces? En primer lugar, necesitamos mirar honesta y profundamente en nuestro interior. Hay que preguntarse qué es lo que verdaderamente uno quiere en la vida. A continuación debemos formarnos, hay muchas maneras de hacerlo: leer y aprender de las diferentes tradiciones y prácticas espirituales, acudir a centros de enseñanza, ir a conferencias, empezar a practicar regularmente la meditación básica.

Cuando llega el turno de los maestros espirituales, hay que extremar las precauciones y no precipitarse. Pero debemos tener la certeza de que existen verdaderos maestros que pueden ayudarnos, y nuestra tarea es reconocerlos. Para terminar, personalmente desaconsejaría casi todo lo que tiene que ver con la espiritualidad New Age. Es mucho más útil y poderoso hacer las paces con uno mismo y comportarse con humanidad que canalizar ángeles, ver auras y todas estas cosas.

COMO MEJORAR NUESTRA VIDA

 

Desde el punto de vista del Yoga, la Mente tiene dos aspectos: la Mente inferior o Intelecto y la Mente Superior. Ésta es la parte de nuestra mente con la que producimos nuestro pensamiento y creamos lo nuevo.

Con el intelecto, en cambio, aprendemos lo nuevo que hicieron otros: lo incorporamos a nuestra mente y luego repetimos o hacemos combinaciones con lo aprendido. Todo lo que sabemos hacer entró por el intelecto y lo repetimos. Casi ninguno de nuestros actos o pensamientos lo hemos creado nosotros mismos. Desde que nacimos estamos aprendiendo cosas, desde mamar hasta las complicadas fórmulas matemáticas que un ingeniero aplica en su trabajo cotidiano. Nada es nuestro, nada lo hicimos realmente nosotros.

Los grandes creadores de la historia fueron seres excepcionales que actuaban con su Mente Superior: Mozart comenzó a componer música desde pequeñito, no podía dejar de hacerlo: estaba permanentemente inspirado. Cuando adulto le gustaba jugar a los naipes o al billar con sus amigos y mientras esperaba que los otros jugaran él escribía música. Sus amigos se extrañaban que sus manuscritos no tuvieran correcciones, y él contestaba socarronamente que los corregía antes de escribirlos. Mozart murió a los 37 años y se dice que para copiar toda su música, trabajando 8 horas diarias, ¡se necesitarían 47 años! Como él mismo lo decía, no tenía que leer lo escrito para luego copiarlo. Lo escribía directamente.

Si recordamos todo lo que hizo Miguel Ángel, dibujos, pinturas, esculturas, edificios, no podemos imaginar cómo podía haber tanta inspiración en una persona. Decía que era fácil esculpir porque sólo había que quitar la piedra que sobraba por fuera de la estatua que ya estaba en el bloque de mármol. Él mismo se admiraría quizás de lo que aparecía debajo. Se dice que cuando terminó el David le dio un golpe con su martillo en la rodilla y le dijo: ¡“habla”! La rodilla del David tiene una cicatriz.

Pero no todos somos así. Sin embargo, todos tenemos Mente Superior, sólo que no la usamos. Tenemos que aprender a usarla. Ese debería ser el objetivo de la educación secundaria y universitaria, y no exigir que los alumnos repitan lo que estudian. Está cambiando de a poco…

¿Cómo hacer para desarrollar la Mente Superior y ponerla a nuestra disposición para usarla? El Yoga nos ofrece un método para ello que es la Meditación. Cuando nos quedamos en silencio, no podemos dejar de pensar, e involuntariamente estamos recordando cosas y hechos, planeamos lo que haremos después, imaginarnos situaciones indeseadas que podrían ocurrirnos… Si calmáramos nuestra mente tendríamos la oportunidad de producir lo que la Mente Superior puede poner a nuestra disposición. Podríamos comenzar a crear nuestra propia obra.

¿Qué es la Meditación? La Meditación consiste precisamente en limpiar nuestra mente de los pensamientos que siempre aparecen en ella. Consiste en lograr el silencio para que podamos conectarnos con la fuente de inspiración que sin que sepamos la tenemos permanentemente y no la aprovechamos. 

Para meditar, tenemos que aprender mediante las herramientas que el Yoga pone a nuestra disposición, tales como el Pranayama o  Asanas , a adquirir la capacidad de entrar en silencio. Se suelen usar distintas Asanas para este menester, pero  fundamentalmente la más común es la postura del Loto, con el objeto de  lograr que las energías de nuestro cuerpo suban activando los canales centrales del medio del tronco, por delante de la columna vertebral. Conectaremos así el Centro Bajo (Muladhara), que está en la base de la columna, con el Centro Frontal (Ajna), que está en la frente. El primero se abre en el periné, la parte más baja de nuestro tronco en donde nos sentamos: se abre hacia abajo y recibe la energía de La Tierra. El Centro Frontal se abre en la frente, por encima del entrecejo y se proyecta hacia delante con una llama azul. Es por allí por donde percibimos nuestra inspiración.

Para esto proponemos una Meditación.  Con el objetivo de lograr el silencio y poder llegar a la calma mental. Se realiza con los ojos cerrados y se hace así:

1) Me siento en el suelo, sobre una alfombra o un almohadón, con las piernas cruzadas en "padmasana": cada pie encima del muslo opuesto. Si esto no lo logro, por ahora puedo poner sólo un pie encima del muslo contrario y el otro debajo del muslo opuesto. También puedo adoptar cualquier otra posición sentado en el suelo hasta ir acostumbrando mis pies y mis rodillas, incluso puedo meditar sentado en un sillón o silla.

2) Mi columna bien recta, teniendo conciencia permanente de esta postura, sin rigidez.

3) Apoyo las manos sobre las piernas,  realizando cualquier Mudra que nos interese . El cuello levemente flexionado como mirando a un metro y medio de distancia en el suelo. Los labios ligeramente separados y la punta de la lengua en la parte anterior del paladar, junto a los dientes.

4) Llevo la respiración y la mirada al "punto medio de la cabeza” (que queda en el fondo del techo de mi nariz), como aspirando un perfume. Allí están las ventanas de los senos esfenoidales, y el aire hace un sonido de ronquido suave cuando pasa en frente a ellas, como cuando empezamos o dormir. Favorezco este sonido para poner allí mi conciencia. Respiro profundo y lentamente. Esta respiración me ayuda a abandonar los pensamientos.

5) Permanezco en silencio tratando de no seguir a ningún pensamiento, que no pueden dejar de presentarse. Me voy a permitir atender sólo aquellos que tengan que ver con lo que sucede a mi alrededor (“aquí y ahora”). Nada de pasado ni de futuro, sólo presente. Cuando me sorprendo pensando en algo diferente, vuelvo mi conciencia al punto medio de la cabeza, que será el punto de apoyo para toda la meditación.

6) Después de 15 o más minutos coloco las manos sobre mi corazón, la derecha sobre la izquierda, y agradezco a mi Maestro la meditación realizada 

Pongo después las manos sobre mis rodillas con las palmas abiertas hacia delante, y entrego a una persona querida la energía que sale por mis manos.

Cuando practicamos esta Meditación, nuestra mente se va limpiando y poco a poco uno va aprendiendo a no dejarse llevar por los pensamientos que nos da el Intelecto, para poder ir conectándose con la Mente Superior. Es después del punto  5) cuando uno  puede llegar a  lograr esta conexión y comenzar a construir mentalmente la tarea que necesita hacer o saber. Pero no se debe buscar esta tarea durante la Meditación: Ya que ésta es necesaria para calmar la mente y poder  conectarme con mi creatividad, que luego, en mi tarea habitual me transmitirá lo que necesito hacer o saber.

Si quiero recibir la inspiración que viene del Cielo, tengo que dar un paso más adelante en la meditación y conectarme con el Centro Coronario, que es por donde la recibiré. Para ello, después del punto 5) sigo meditando, colocando toda mi atención en el Centro Coronario (Sahasrara), que está en la parte más alta de la cabeza, colocando las manos sobre las rodillas. Pongo toda mi atención en ese Centro que mira hacia el Cielo y mi Mente se iluminará de a poco.

 

Los videntes visualizan el Centro Coronario como una flor violeta de mil pétalos y una llama dorada en el medio. Su tallo nace en la glándula pineal, que está detrás de la hipófisis.

 

 

Recientemente  la medicina logró entendere el significado de esta glándula: Es la encargada de generar endorfinas, hormonas de constitución química muy semejante a la morfina (de allí su nombre: morfina interna). Produce un estado de felicidad, que nos posibilita una evolución espiritual. Por lo que podemos decir que así como el Centro Bajo recibe las energías de La tierra, el Centro Coronario recibe las energías del Cielo. Una de estas energías es la inspiración, que nos va a convertir en verdaderos creadores, aunque lo que podamos crear no sea como lo de los grandes.

 

TODOS SOMOS ESPEJOS...



Todos somos extensiones del campo universal de energía, distintos puntos de vista de una única entidad. Esto implica ver todas las cosas del mundo, a todas las personas del mundo, y darnos cuenta de que estamos mirando otra versión de nosotros mismos.

 

Tú y yo somos lo mismo. Todo es lo mismo. Todos somos espejos de los demás y debemos aprender a vernos en el reflejo de las demás personas.

 

A esto se llama ESPEJO DE LAS RELACIONES.

 

A través del espejo de una relación, descubro mi yo no circunscrito. Por esta razón, el desarrollo de las relaciones es la actividad más importante de mi vida. Todo lo que veo a mi alrededor es una expresión de mí mismo.

Las relaciones son una herramienta para la evolución espiritual cuya meta última es la unidad en la conciencia. Todos somos inevitablemente parte de la misma conciencia universal, pero los verdaderos avances tienen lugar cuando empezamos a reconocer esa conexión en nuestra vida cotidiana.

Las relaciones son una de las maneras más efectivas para alcanzar la unidad en la conciencia, porque siempre estamos envueltos en relaciones. Piensa en la red de relaciones que mantienes: padres, hijos, amigos, compañeros de trabajo, relaciones amorosas. Todas son, en esencia, experiencias espirituales. Cuando estás enamorado, romántica y profundamente enamorado, tienes una sensación de intemporalidad. En ese momento, estás en paz con la incertidumbre. Te sientes de maravilla, pero vulnerable; sientes cercanía pero también desprotección. Estás transformándote, cambiando, pero sin miedo. Te sientes maravillado. Ésa es una experiencia espiritual.

A través del espejo de las relaciones, de cada una de ellas, descubrimos estados prolongados de conciencia. Tanto aquellos a quienes amamos como aquellos por quienes sentimos rechazo, son espejos de nosotros. ¿Hacia quiénes nos sentimos atraídos? Hacia las personas que tienen características similares a las nuestras, pero eso no es todo. Queremos estar en su compañía porque subconscientemente sentimos que al hacerlo, nosotros podemos manifestar más de esas características. Del mismo modo, sentimos rechazo hacia las personas que nos reflejan las características que negamos en nosotros. Si sientes una fuerte reacción negativa hacia alguien, puedes estar seguro de que tú y esa persona tienen características en común, características que no estás dispuesto a aceptar. Si las aceptaras, no te molestarían.

Cuando reconocemos que podemos vernos en los demás, cada relación se convierte en una herramienta para evolución de nuestra conciencia. Gracias a esta evolución experimentamos estados extendidos de conciencia.

La próxima vez que te sientas atraído por alguien, pregúntate qué te atrajo. ¿Su belleza, gracia, elegancia, autoridad, poder o inteligencia? Cualquier cosa que haya sido, sé consciente de que esa característica también florece en ti. Si prestas atención a esos sentimientos podrás iniciar el proceso de convertirte en ti más plenamente.

Lo mismo se aplica a las personas hacia las que sientes rechazo. Al adoptar más plenamente tu verdadero yo, debes comprender y aceptar tus características menos atractivas. La naturaleza esencial del Universo es la coexistencia de valores opuestos. No puedes ser valeroso si no tienes a un cobarde en tu interior; no puedes ser generoso si no tienes a un tacaño; no puedes ser virtuoso si no tienes la capacidad para actuar con maldad.

Gastamos gran parte de nuestras vidas negando este lado oscuro y terminamos proyectando esas características oscuras en quienes nos rodean. ¿Has conocido personas que atraigan sistemáticamente a su vida a los sujetos equivocados? Normalmente, aquéllas no comprenden por qué les sucede esto una y otra vez, año tras año. No es que atraigan esa oscuridad; es que no están dispuestas a aprobarlas en sus propias vidas. Un encuentro con una persona que no te agrada es una oportunidad para aceptar la paradoja de la coexistencia de los opuestos; de descubrir una nueva faceta de ti. Es otro paso a favor del desarrollo de tu ser espiritual. Las personas más esclarecidas del mundo aceptan todo su potencial de luz y oscuridad. Cuando estás con alguien que reconoce y aprueba sus rasgos negativos, nunca te sientes juzgado. Esto sólo ocurre cuando las personas ven el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto, como características externas.

Cuando estamos dispuestos a aceptar los lados luminoso y oscuro de nuestro ser, podemos empezar a curarnos y a curar nuestras relaciones.
Todos somos multidimensionales, omnidimensionales. Todo lo que existe en algún lugar del mundo también existe en nosotros. Cuando aceptamos esos distintos aspectos de nuestro ser, reconocemos nuestra conexión con la conciencia universal y expandimos nuestra conciencia personal.

Las características que distinguimos más claramente en los demás están presentes en nosotros. Cuando seamos capaces de ver en el espejo de las relaciones, podremos empezar a ver nuestro ser completo. Para esto es necesario estar en paz con nuestra ambigüedad, aceptar todos los aspectos de nosotros. Necesitamos reconocer, en un nivel profundo, que tener características negativas no significa que seamos imperfectos. Nadie tiene exclusivamente características positivas. La presencia de características negativas sólo significa que estamos completos; gracias a esa totalidad, podemos acceder más fácilmente a nuestro ser universal, no circunscrito.

Una vez que puedas verte en los demás, será mucho más fácil establecer contacto con ellos y, a través de esa conexión, descubrir la conciencia de la unidad. Éste es el poder del espejo de las relaciones.


Deepak Chopra

 


ADELANTE


PON ORDEN EN TU VIDA. 
Detén tu alocada carrera diaria A dónde vas con tanta prisa? Ubícate!! haz una lista de lo importante y de lo urgente, ordena tus cosas pendientes por prioridad. Respira profundo y piensa con calma Qué quieres de la vida, cual es tu sueño... ¡y una vez que lo identifiques ve por él! Ponte metas pequeñas a corto plazo y cumple con ellas para que poco a poco, alcances metas mayores.


PRACTICA EL AGRADECIMIENTO.
Lo más importante de todo lo que está¡ ocurriendo en este momento es que..... ¡Estas vivo! Estar vivo es un regalo... algo tienes que hacer, alguna misión que cumplir, ¿qué esperas?
Agradece los dones que te ofrece la vida, cuéntalos y haz buen uso de ellos, muchas veces tenemos más de lo que podemos disfrutar, pero nos cuesta trabajo reconocerlo.


OBSERVA TUS PENSAMIENTOS.

Sabias que lo que piensas de un problema es más importante y determinante que el problema en sí? Sé que muchas veces no es fácil enfrentarlos... pero, haz el esfuerzo de volverte más positivo y mejora tu actitud. Evita ser portador de malas noticias, no te involucres en chismes o comentarios negativos hacia otras personas... ¡vive y deja vivir!


ACEPTA LO QUE NO PUEDES CAMBIAR.

El pasado ya no importa, pues ya ocurrió; olvídate de los malos sentimientos; vive tu duelo; perdona y libérate del peso que por tanto tiempo has cargado. Ábrete a comenzar de nuevo; puedes progresar y cambiar tu situación personal. Toma tiempo pero es posible mejorar tu situación en la vida por difícil que sea. Comienza a ver los inconvenientes, como oportunidades y procura darle una respuesta creativa a cada situación.

ENTREGA EL 100% EN TODO MOMENTO.

Comprométete a dar y a recibir con abundancia; ofrece a quien te encuentras, siempre, un pequeño regalo: una sonrisa, unas gracias, un saludo, una palabra de aliento. Mantén en circulación la verdadera riqueza de la vida. Muestra interés, aprecio y comprensión por los demás. Silenciosamente envía pensamientos de amor, solidaridad, paz y alegría.


ÁBRETE A LA COMUNICACIÓN.

Crea puentes de comunicación que te permitan expresar y compartir tus ideas y sentimientos. Deja de esperar a que otros se comuniquen contigo, toma la iniciativa y acércate a ellos para compartir y crear soluciones y estrategias para iniciar nuevos proyectos. Además recuerda que la comunicación es el puente que acorta las distancias que nos mantuvieron separados por diferencias o malos entendidos.


LIBERA LA RABIA. 
Muchas personas están cargadas de emociones negativas y tensiones que potencian la ira. Cuando te dejas llevar por ella, terminas afectando y deteriorando en la mayoría de los casos, tus relaciones con los demás. Además la ira se convierte en resentimiento cuando la hemos acumulado por mucho tiempo, y a quien verdaderamente acaba dañando, es a la persona que la siente: ¡a tí mismo!. Aprende a respirar imaginando que sale de tí, con cada respiración. Practícalo hasta que te sientas mejor.

Cuando está lloviendo fuerte, pensamos por un momento que el sol se ha ido. Pero si subimos a un avión y volamos por encima de las nubes... nos daremos cuenta de que el sol brillante, sigue ahí... Esperemos a que las nubes se disipen para ver de nuevo al sol salir. ¡Vuela, el avión eres tú!


PRACTICA LA MEDITACIÓN. 
La oración y la meditación son formas de comunicarnos con nuestro interior y con la vida en su esencia......

 


Bijas,Los Mantras Más Poderosos

 

LOS MANTRAS MÁS PODEROSOS


Según la metafísica hindú, todo está hecho de sonido y cada cosa contiene una representación simbólica de las pautas de energía que la componen. Generalmente, un Bija-Mantra o Akshara (sonido raíz) consiste en una sola sílaba (como el mantra “Hreem”, que se pronuncia “jrim”). El bija es una clase de mantra muy poderoso. Cuantas menos letras tenga un mantra, más eficaz es. 
Se dice que cada persona tiene su propio Bija Akshara (Bija significa semilla, akshara significa sonido). Cuando el Maestro o Gurú revela al discípulo su Mantra específico, le está dando una forma de invocar a Dios que contiene el bija-akshara del aspirante.
La función de los bija mantras es poner al que lo pronuncia en resonancia con el objeto cuyo sonido raíz invoca. De esta forma, mediante el conocimiento de los bija mantras se obtiene un dominio sobre la esencia de las cosas, permitiendo crear, destruir o alterarlas de diversas maneras. Por ejemplo, cada chakra (centros energéticos del cuerpo humano) tiene su sonido raíz asociado, que contiene toda su esencia y por consiguiente todos los secretos del chakra. Teniendo en cuenta que cada chakra guarda correspondencia con su elemento, los sonidos raíz proporcionan acceso a las cualidades de tal elemento: los Bijas de los cinco elementos (éter, aire, fuego, agua y tierra) son Ham, Yam, Ram, Vam and Lam respectivamente.
 
Además de los bija mantras, los mantras más poderosos son los más antiguos. Un mantra que es repetido desde los tiempos de los Vedas (más de diez mil años atrás) tiene más poder que un mantra de 1000 o 2000 años de antigüedad. Esto es así porque desde tiempos inmemoriales se creó un lazo entre ciertas palabras y las energías correspondientes, lazo reforzado por innumerables repeticiones.

 

OM: El sonido primordial

 

El más poderoso de los Bija-Aksharas es el OM o Pranava. Es el sonido de la creación, de la vibración primera, el símbolo del propio Dios. No hay mantra superior al OM, que contiene en sí al resto de los mantras. De hecho, la mayoría de los mantras comienzan con el Pranava, la vibración vital que llena el universo.


LOS MAHA-MANTRAS

 

Sathya Sai Baba reveló a la humanidad un mantra muy corto OM SAI RAM. Este mantra contiene las sílabas de poder de otros maha mantras (maha, en sánscrito “grande”). Se los llama maha mantras porque tienen mayor condensación de poder.

Dos de los maha mantras más populares son:

OM NAMAH SHIVAYA: Mi amado Shiva (Dios), me inclino ante ti.
OM NAMO NARAYANAYA: No más yo, solo Tú mi amado Narayana (Dios)

También hay dos nombres muy poderosos que remiten a encarnaciones divinas de miles de años de antigüedad: “Si cantamos el nombre de Rama de todo corazón, es suficiente. El nombre de Krishna también es muy poderoso y supremo. Muchas personas describen y alaban a Krishna de infinitas maneras”, afirma Sathya Sai Baba. Juntos forman un conocido Maha mantra que va acompañado por una cierta entonación:

En el OM SAI RAM están contenidos las sílabas de estos Maha mantras, por lo tanto este mantra contiene un poder especial.


Descarga
Entrevista a Annie Marquier.docx
Documento Microsoft Word 14.5 KB